miércoles, 27 de enero de 2016

Salida a la Biblioteca Municipal Francisco Umbral

Con la cita ya concertada de antemano, las clases del Pato y del Conejo se han cogido de la mano y han salido de Talín rumbo a la Biblioteca Municipal.
 Tras sortear los distintos obstáculos tales como los pasos de cebra
 han llegado a su destino listos para disfrutar de un cuentacuentos.




Tras el cuento y como es habitual, los niños han disfrutado durante un rato de los numerosos y diversos cuentos que allí se pueden encontrar.




Agradecer desde Talín la gran acogida por parte de Begoña, la bibliotecaria, y del cuentacuentos de hoy.

Cuentacuentos Familia Diego

La semana pasada los padres de Diego, de la clase del Pato, vinieron a la Escuela para deleitarnos con un gran cuento. Esta es su historia.










Como siempre agradeceros, en este caso a la familia de Diego, por vuestras ganas y entusiasmo por compartir con todos los niños estos momentos inolvidables.

Jueves 21 de enero. Huellas prehistóricas

Los niños de las clases de bebés querían plasmar sus huellas
en distintos papeles
y con distintos colores de tipo rupestres.
Han utilizado tanto los pies como las manos.
Pero la pregunta es: ¿Qué se les habrá ocurrido a las profes y a los niños hacer con estas magníficas huellas?


Viendo el resultado final, seguro que todas las familias de la Escuela saben para que han hecho este vistoso mural.

Jueves 21 de enero. Catacuentos: La Gallinita Roja

Hoy los mayores han disfrutado de otra novedosa sesión de Catacuentos. Primero y como manda la tradición hay que estar muy atentos al cuento en cuestión.


 Lo siguiente es hacer la cata insitu del elemento protagonista del cuento.
 Y por último plasmar en papel aquello que a cada uno le sugiere la historia contada hoy en clase.

 Este es el resultado final.




Miércoles 20 de enero. Salida al Horno de Santa Mónica

Otro año más, los niños de la clase del Pato y del Conejo han decidido que ya es hora de comer pan en las comidas.¿Pero dónde se compra el pan? Pues ni cortos ni perezosos, se han puesto los abrigos y se han dirigido al famoso Horno de Santa Mónica.
 Lo primero es salir de Talín  dirección a la Gran Vía.


  Y tras un agradable paseo llegamos a nuestro destino.
 Como todos los años, estaban esperando nuestra visita
 y nos han acogido con el cariño que siempre nos demuestran.
 Tras ver los diferentes tipos de panes, bollos y demás manjares
 las panaderas nos han regalado unas galletas de elaboración propia para chuparse los dedos.

 Pero nos falta lo más importante antes de marcharse, el pan. ¡Dos barras, por favor!
 Ya con el pan debajo del brazo, los niños se han encaminado de nuevo a Talín
 para llevar las barras a la cocina para que las corten para la hora de comer.
Otro año más queremos dar las gracias al Horno de Santa Mónica por su magnífica y siempre afectuosa atención.¡Hasta la próxima!